Historia del
ICA Toledo

Historia del ICA Toledo

Si bien podríamos remontarnos incluso a época romana donde ya existían los abogados (conocidos como “patroni”), será más tarde, a partir de la creación de la Universidad en Toledo en el año 1520, cuando ya podremos hablar de abogados en un sentido más actual.
Sin embargo, no será hasta la primera mitad del siglo XIX cuando se produzca el gran acontecimiento relacionado con la abogacía. Efectivamente, con ocasión de promulgarse el Real Decreto de 28 de mayo de 1838, se constituyen en España los Colegios profesionales, y entre ellos, el Colegio de Abogados de Toledo. Esta norma ordenó que hubiera un colegio en todas las capitales de provincia, y en los partidos judiciales donde ejerzan más de 20 abogados.
Por mandato del Regente de la Audiencia Territorial de Madrid, el 7 de julio de 1838, tras la reunión mantenida por 22 abogados en la casa del letrado más antiguo, D. Joaquín Fernández Colavida, en lo que se llamó Junta de Instalación, se constituyó el Colegio de Abogados de Toledo, siendo nombrado primer Decano el propio Fernández Colavida.
Entre los primeros acuerdos que se adoptaron destacaron dos: la aportación de 20 reales anuales por cada colegiado para gastos de instalación del Colegio, y “turnar por riguroso orden a las causas de los pobres” por antigüedad.

Meses más tarde, concretamente el 22 de noviembre de 1838, la Junta de Gobierno acordó nombrar como Patrona de la abogacía toledana a María Santa Madre de Dios y Señora Nuestra en el Soberano Misterio de su Concepción Inmaculada, designando el 12 de diciembre como fiesta colegial por ser ese día el único que quedaba libre en el octavario que en honor a la Inmaculada celebraban otras instituciones de la ciudad.
Desde entonces, el Colegio de Abogados sigue fiel a sus principios instauradores, destacadamente la defensa de los más desprotegidos a través del turno de oficio.
En estos más de 180 años de vida han regido el Colegio varios Decanos, siendo de destacar –en los comienzos- al citado Joaquín Fernández Colavida (1838), Sixto-Ramón Parro (1846), de quien toma nombre nuestra Escuela de Práctica Jurídica, y Antonio Martín-Gamero y González, entre otros.
Desde finales del siglo XX y principios del siglo XXI, han sido varios los Decanos al frente de este Ilustre Colegio de Abogados, destacando –como más recientes- Carmen Conde Peñalosa (quien en 1982 fue la primera Decana de un Colegio de Abogados), a quién le siguió José Manuel Pérez Carrasco (fallecido), Ricardo Fábrega Bellver, José Sánchez Recuero, y en la actualidad (desde marzo de 2018) Ángel José Cervantes Martín.